¿Videojuegos de gestión para mejorar profesionalmente? Sí rotundo

¿Videojuegos de gestión para mejorar profesionalmente? Sí rotundo

A quien le gusten los videojuegos que levante la mano. Existen de todo tipo, para todos los rangos de edad y son cada vez más sofisticados, pero ¿sabías que los videojuegos de gestión te pueden servir para mejorar ciertas habilidades que te beneficiarán en el trabajo?

Los videojuegos evolucionan a un ritmo trepidante, y muchas de las producciones más grandes del mercado rivalizan en presupuesto (y superan muchas veces) con las películas de Hollywood más caras y complejas. Es una industria enorme que no deja de crecer y que tiene muchas salidas laborales.

Hablando de videojuegos en general podemos decir que pueden ayudarte a mejorar tu coordinación, tener más y mejores reflejos, y un sinfín de otras ventajas (además de alguna desventaja si se hace un uso abusivo de ellos, como pasa con cualquier cosa). Hoy nos centramos en los videojuegos de gestión.

 

¿Qué son los videojuegos de gestión?

Se trata de un subgénero de los videojuegos en los que el jugador debe gestionar recursos limitados para conseguir un fin. Dicho así, parece una definición muy superficial, pero es que esa es la mecánica básica: los jugadores construyen y gestionan comunidades ficticias o proyectos determinados con recursos limitados.

La gracia de estos juegos está en evitar la bancarrota o el agotamiento de los recursos y construir, por así decirlo, comunidades sostenibles que te permitan avanzar. Por ejemplo, la saga Sim City, en la que tomamos el control de una ciudad y debemos gestionar sus recursos.

O el más moderno Cities:Skylines, en el que te debes enfrentar a las dificultades de la creación y el mantenimiento de una ciudad real, incluyendo la gestión del tráfico, de las aguas, el suministro eléctrico, la gestión de basuras, la felicidad y ocio de los ciudadanos…

Las temáticas son ilimitadas, desde gestionar parques de atracciones (y parques jurásicos) hasta gestionar una granja. El denominador común a todos ellos es que el jugador debe utilizar sabiamente los recursos, invertir en los objetos, herramientas, ampliaciones o tecnologías que necesite y mantener una economía próspera.

 

Habilidades que mejoran gracias a los videojuegos

Existen muchos estudios que arrojan luz sobre las ventajas y las desventajas de los videojuegos. Son literalmente muchísimos, y no es el objeto del artículo defender unos u otros, sino destacar lo que son las ventajas más consensuadas en cuanto a videojuegos.

  • Mejoran la coordinación de manos y ojos.
  • Pueden ser una buena herramienta para potenciar la actividad física, por ejemplo, los juegos con sensores de movimiento o con dispositivos que requieren movimiento físico por parte del jugador.
  • Son buenos para estimular la agudeza visual.
  • Nos permiten trabajar en la capacidad de concentración.
  • Pueden mejorar las habilidades sociales (esto siempre hay que tomarlo con precaución, porque depende mucho del contexto).

Una investigación realizada por la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), que fue publicada el pasado mes de junio de 2020 en la revista científica «Frontiers in Human Neuroscience» desveló cómo el uso de videojuegos puede producir cambios cognitivos en niños y niñas en relación con la memoria de trabajo, la retención de datos y su manipulación rápida. También se indicó que esos cambios pueden beneficiar a los niños y niñas años después de dejar de jugar.

En 2015 se publicaba un artículo en Nature que afirmaba que jugar a videojuegos de acción podía llevar a un «aumento de la conectividad funcional y del volumen de materia gris de la ínsula».

Jugar demasiado a videojuegos puede tener efectos muy perjudiciales, pero un uso moderado de estos puede ayudarnos a mejorar ciertos aspectos de nuestras funciones cognitivas, reflejos y creatividad.

 

¿Por qué los videojuegos pueden ayudarte a crecer como profesional?

Los videojuegos son una manera divertida, sencilla y atractiva de conectar con otra gente. Esta puede ser la base para actuar como una herramienta de enseñanza en el desarrollo de las diferentes habilidades sociales.

Por ejemplo, los videojuegos pueden ayudar a desarrollar las habilidades de cooperación y apoyo, porque los jugadores tienen la opción de trabajar juntos para formar alianzas y crear equipos que trabajen cooperando entre sí.

En muchos casos, solo los jugadores que colaboran tienen éxito en esos videojuegos, así que se anima a los jugadores a ser sociales, más que a enfrentarse. Otra habilidad esencial en el mundo profesional que se puede desarrollar con los videojuegos es el liderazgo. En muchos de estos juegos debe haber un líder del grupo, lo que requiere mayores habilidades sociales y de trabajo en equipo para mantener contentos y motivados a los demás.

 

 

 

 

Fuente: Universia

Compartilo