Trucos para dormir rápidamente en época de exámenes

Trucos para dormir rápidamente en época de exámenes

Acostarse pronto para asegurar las ocho horas de sueño diarias recomendadas es uno de los objetivos que nos planteamos todos, tanto en la época de estudios como cuando estamos trabajando. Pero una cosa es el dicho y otra muy diferente el hecho.

Irse a la cama pronto no es sinónimo de dormir rápidamente. Si a ti también te suena esta situación te damos unos consejos para que consigas dormir de manera más rápida incluso cuando estés en plena época de exámenes.

 

Consejos para dormir rápidamente

Acostarse y empezar a dar vueltas sin que el sueño haga acto de presencia es una de las situaciones que pueden sacar de sus casillas hasta a las personas más tranquilas. Es posible que esta situación sea habitual para ti y que la conciliación del sueño sea siempre tardía o bien, si tienes más suerte, esta situación solo te atacará en épocas en las que tienes mucho estrés y entrar en la cama es sinónimo de que tu cabeza se ponga a mil revoluciones a pensar en todo lo que has hecho a lo largo del día o lo que tienes que hacer las siguientes jornadas. Sea como sea, te traemos una serie de consejos que te ayudarán a dormir rápidamente:

  • Cena pronto y ligero. Irse a dormir con el estómago lleno es sinónimo de digestiones largas y pesadas, algo que puede afectar directamente a la calidad de tu sueño. Trata de cenar unas dos horas antes (como mínimo) de irte a dormir, de tal manera que cuando entres a la cama la digestión ya esté más avanzada y puedas conciliar mejor el sueño.
  • Fuera pantallas. Di adiós a estar en la cama revisando las redes sociales y el correo electrónico. Está demostrado que el uso de pantallas antes de dormir interfiere en el sueño. Con esto en mente, plantéate un apagón digital a partir de, por ejemplo, las 22:30. A partir de ese momento, olvídate del móvil y cuando te vayas a dormir no lo dejes en la mesita de noche para evitar tentaciones.
  • Haz alguna actividad que te relaje antes de dormir. Hay muchas personas que aprovechan los minutos antes de irse a la cama para practicar yoga o meditar. Ambas disciplinas te ayudarán a estar más calmado y a focalizar tus esfuerzos nocturnos en conseguir un sueño más reparador y placentero. Si no eres de los que les va estas actividades, leer un libro en papel puede resultar también muy útil para conseguir este estado de relajación. Esta actividad es muy recomendable para hacer a diario pero, sobre todo, en los momentos en los que veas que el estrés se puede apoderar de ti. Así que la noche de antes de un examen o de una exposición, te recomendamos que practiques yoga o meditación para vaciar tu mente de problemas y recargar pilas para el día siguiente.
  • Mantén un horario de sueño estable. Establece una rutina para dormir y despertarte a la misma hora. Con el tiempo, tu cuerpo se acostumbrará a estas horas de sueño establecidas y te costará menos dormirte.
  • Evita las siestas. Por mucho que una siesta pueda resultar placentera e inofensiva, puede traer más problemas que beneficios. Intenta evitarlas para conseguir que tu cuerpo y tu mente estén más cansados cuando cae la noche.
  • Practica deporte de manera habitual durante el día. La práctica deportiva regular te ayudará a gastar más energía, lo que hará que por la noche puedas descansar mejor.
  • Evita sustancias que puedan alterarte como las bebidas alcohólicas o el café.
  • Adecúa tu habitación. Intenta que la temperatura sea constante en tu habitación y que no tengas ni frío ni calor. Además, si eres de los que duerme sin luz, asegúrate que la habitación está todo lo oscuro que necesitas.

Estos son solo algunos consejos que te ayudarán a conciliar el sueño y a conseguir que este sea de calidad, un punto muy importante ya que es el que nos ayudará a amanecer llenos de energía y vitalidad. Como te hemos comentado, puedes poner en práctica todos estos consejos en tu día a día pero, sobre todo, piensa en ellos los días en los que tengas exámenes, trabajos o presentaciones, estamos seguros que te ayudarán a dormir mejor y, por ende, rendir más al día siguiente.

 

Compartilo