¿Qué hacer mientras tomas pausas entre sesiones de estudio? 7 Ideas para descansar y aumentar tu productividad

¿Qué hacer mientras tomas pausas entre sesiones de estudio? 7 Ideas para descansar y aumentar tu productividad

Estudiar durante largos períodos de tiempo es agotador, explorar nuevas formas de refrescar tu mente y tu cuerpo puede ayudarte no solo a descansar sino a aumentar tu productividad.

Es importante tomar descansos mientras estudias: ¡después de todo, tu cerebro necesita descansar!

Investigaciones han demostrado que tomar un descanso entre sesiones de estudio, puede mejorar tu capacidad de concentración y aumentar tu productividad y creatividad al mismo tiempo.

Pero lo que hagas durante estas pausas puede hacer la diferencia entre volver a tus estudios revitalizado y listo para mantener tu enfoque o quedarte en un ciclo infinito viajando por las redes sociales.

¿Qué deberías hacer entonces para tomar pausas productivas? Aquí hay una lista de ideas para probar la próxima vez que estudies y necesites descansar.

1. Estirarse

El estiramiento no sólo es para los gimnastas o jugadores, también es para el lugar de trabajo o estudio. Investigaciones han demostrado que el estiramiento afecta el sistema neurológico de manera positiva al regular el ritmo cardíaco y la presión arterial, que a menudo tienden a aumentar cuando uno está bajo estrés.

2. Meditar

La meditación es una manera fantástica de despejar la mente mientras estudias.

Meditar puede ayudarte no sólo a concentrarte sino que puede reducir la ansiedad, disminuir los niveles de estrés y combatir la depresión. También puede ayudar con otros problemas de salud como fatiga, presión arterial alta e insomnio. ¡Así que vale la pena dar una mediación!

En tu próxima pausa de estudio, tómate un momento para sentarte en silencio y simplemente concentrarte en tu respiración o usar un video de meditación guiada en Youtube.

3. Caminar un poco

Cuando decimos «caminar un poco» no queremos decir «dar un paseo hasta el sofá para ver un episodio de …»

Salir a tomar el aire fresco es excelente para subir tu nivel de energía. Puede que sea la última cosa que te quieras hacer si estás cansado, pero pasar un tiempo fuera puede ayudarte a animarse de nuevo. ¡Incluso si es solo es una vuelta a la cuadra!

4. Ordenar el área de estudio

Organizar tu habitación o lugar de trabajo puede ser muy útil para su productividad, después de todo, es difícil concentrarse cuando tu escritorio es un desorden.

Si estás estudiando en casa todo el día, trata de ordenar una habitación diferente en cada descanso. ¡Terminarás el día con tu casa organizada y con tus estudios completos!

5. ¡Ponerse en movimiento!

Tan sólo 10 minutos de ejercicio aumenta el flujo de sangre al cerebro, ayuda a descansar tu mente y a reducir tu nivel de ansiedad.

El ejercicio no tiene que ser extremo, puedes hacer algunos estiramientos de yoga, poner un video de zumba o incluso hacer una pequeña fiesta de baile con algunas de tus canciones favoritas. ¡Cualquier cosa que haga que tu ritmo cardíaco bombee y tu sangre fluya es buena!

6. Hacer una pequeña siesta

Para aumentar tu productividad y capacidad para concentrarte, sólo necesitas tomar una siesta de 10 a 20 minutos, según investigaciones.

Por el contrario, hacer una siesta por más de 20 minutos puede dejarte aturdido y desenfocado al levantarte. O puedes tener problemas para conciliar el sueño por la noche. ¡Así que asegúrate de poner una alarma antes de dormir la siesta!

7. Sé creativo

Trata de incorporar a tu rutina de descanso tu pasatiempo favorito. ¿Tocar guitarra tal vez? ¿Qué tal doodling? ¿Colorear algunos mandalas? Cualquier cambio de actividad que te haga sentir bien y descansar.

Compartilo