¿Qué diferencias existen entre un juez y un magistrado?

¿Qué diferencias existen entre un juez y un magistrado?

¿Es ser magistrado lo mismo que ser un juez? ¿Es uno el jefe del otro? ¿Tiene más poder una figura que la otra? Seguro que alguna vez te han asaltado algunas de estas dudas, y es normal, dado que el juez y el magistrado son perfiles profesionales muy parecidos y relacionados… ¡pero no exactamente iguales! En efecto, existen diferencias entre un juez y un magistrado que es importante conocer para no confundirlos. ¿Quieres saber cuáles son? Entonces ¡lee este post con atención!

 

Qué es un juez y qué es un magistrado

La figura del juez y la del magistrado suelen derivar una de la otra, aunque como veremos a continuación no siempre es así.

Por lo general, un juez accede a la Carrera Judicial una vez ha superado su formación universitaria en Derecho, ha aprobado la oposición y ha recibido la formación inicial. Una vez han transcurrido entre cuatro y siete años de ejercicio profesional, todos los jueces ascienden a la categoría de magistrado de turno libre: esta nueva posición no quiere decir que el magistrado sea más poderoso que el juez, ni tampoco ‘manda’ sobre él, ni sus sentencias son más importantes. Se trata simplemente de una nomenclatura que sirve para marcar la antigüedad de los profesionales.

Sin embargo, en España existe una vía de acceder a la magistratura directamente, sin pasar por la categoría de juez: a estos magistrados se les llama de cuarto turno, y son juristas profesionales (abogados, profesores universitarios, Letrados de la Administración de Justicia…) con al menos diez años de experiencia profesional que deben superar un concurso de méritos y unas oposiciones.

El último tipo de magistrado que existe en España es el llamado de quinto turno, y está reservado al Tribunal Supremo. El quinto turno consiste en ocupar una de cada cinco plazas en el Tribunal con juristas de prestigio con al menos quince años de experiencia profesional a sus espaldas, que tampoco deben pasar por la categoría de juez anterior.

¿Qué diferencias hay entre un juez y un magistrado?

A pesar de que un juez y un magistrado son igual de poderosos, en el sentido de que unas sentencias no son más importantes que las otras, lo cierto es que sus perfiles también se distinguen por el nivel de responsabilidad en su cargo:

  • Los magistrados pueden formar parte de las Cortes Supremas de un país, mientras que los jueces no pueden ocupar este cargo si no llevan al menos tres años ejerciendo.
  • Los magistrados, al contrario que los jueces, pueden determinar tipos y cantidades para las fianzas de personas detenidas que deben compadecer ante el juez, pueden firmar órdenes de protección, y autorizar el traslado para la asistencia médica o psiquiátrica.
  • Los magistrados trabajan en un tribunal, mientras que los jueces suelen ejercer en un juzgado. Además el magistrado ejerce como órgano multipersonal.

Por otra parte, el perfil de un magistrado puede corresponderse con jueces o personal del funcionariado público, algo que no puede suceder en el caso de los jueces. Además, y como curiosidad, a un magistrado se le llama ilustrísima señoría, y a un juez, señoría.

Y ahora, ¿ya tienes mucho más claro cuáles son las diferencias entre un juez y un magistrado?

 

 

 

 

 

 

Fuente: Universia

Compartilo