Malos hábitos que debes eliminar de tu vida

Malos hábitos que debes eliminar de tu vida

Los malos hábitos forman parte de nuestra rutina diaria casi sin darnos cuenta. Hay veces que nos dedicamos a hacer pequeños gestos y acciones que pueden ser considerados malos hábitos pero que, por repetición o por falta de consciencia, no sabemos que realmente pueden ser perjudiciales. ¿Alguna vez te has planteado si tú también tienes interiorizados hábitos que podrías mejorar? A lo largo de este post te vamos a hablar de algunos de los malos hábitos más cotidianos que podemos encontrar.

 

Los malos hábitos más comunes

Como te hemos comentado, es posible que estés llevando uno o varios de estos hábitos considerados malos, hábitos que poniendo un poco de atención a tus tareas más rutinarias puedes cambiar sin que esto te suponga un gran problema. Aquí van algunos de los más frecuentes:

 

  • Estar enganchado a la tecnología. La tecnología ha pasado a formar parte de nuestra vida. Es cierto que cada vez es más necesaria para realizar ciertas tareas con mayor eficacia, pero hay una fina línea entre necesidad y adicción y es muy fácil sobrepasarla. Para que esto no te ocurra fija horarios en los que utilizar tus dispositivos móviles, no estés siempre al tanto de las notificaciones que provienen de redes sociales o del email e intenta disfrutar de las relaciones cara a cara.
  • La sobreinformación. La información es clave para conocer qué pasa a nuestro alrededor, pero, ¿te has parado a pensar en la cantidad de información que recibes a diario? La sobreinformación puede ser un hábito perjudicial si no sabemos cómo manejarla. Lo ideal, reserva un rato al día para indagar en tus pensamientos sin que estos reciban estímulos externos. Seguro que te ayudará a ver las cosas más claras.
  • Dormir con el móvil al lado. Dormir con el móvil al lado es un hábito muy común pero que nos afecta directamente a la calidad del sueño. Cuando llegue la noche, intenta dejar el móvil lejos de tu cama para que las ondas no te afecten y, además, para evitar tentaciones de ojear qué sucede en él en mitad de la noche.
  • No hacer deporte a diario. Es aconsejable hacer 30 minutos diarios de actividad física. Estas pueden ser desde pasear tu perro o bailar. Te ayudará a prevenir la diabetes, el cáncer de color, controlar tu ansiedad, la obesidad y otros males.
  • Saltarte comidas. Lo ideal es hacer por lo menos tres comidas diarias balanceadas. Sin embargo, el ritmo de vida actual hace que muchas veces las personas no respeten el desayuno o la cena. Esto es un grave error dado que estudios realizados por el Centro de Investigación en Nutrición de Maryland han demostrado que saltear esas ingestas repercute en un aumento del colesterol “malo”, la presión sanguínea y el nivel de azúcar en el cuerpo.
  • No beber la cantidad de agua recomendada. Lo ideal es que consumas entre dos y tres litros de agua diarios. Esto te ayudará a mantener tu piel en buen estado, ayudará a tu digestión y a que tus células funcionen bien.
  • Comer comida ultraprocesada. No leer las etiquetas es una mala costumbre que nos lleva a ingerir alimentos ultraprocesados que, poco a poco, van mermando nuestra salud. Pásate a la comida real y verás como tu salud actual y futura te lo agradecerán.
  • No usar bloqueador solar. No utilizar una debida protección contra los rayos solares puede exponerte a largo plazo a un cáncer de piel y, a corto plazo, a alergias, molestias oculares y quemaduras leves.
  • No dormir lo adecuado. La Universidad de Northwestern comprobó que quienes no duermen lo suficiente están más expuestos a padecer problemas psiquiátricos y médicos. Cuando no has descansado lo adecuado, tu cerebro y emociones despiertan primitivamente.
  • No cuidar tu vista. En tu trabajo puede que tengas que estar expuesto durante horas a una pantalla. Si este es tu caso, procura fijar tu vista cada tanto por unos 50 segundos en un lugar fuera de la computadora o televisor. De esa manera, parpadeando, podrás mantener lubricada tu visión.
  • Escuchar música a volumen alto. Es común ver en la calle personas caminando con los audífonos puestos escuchando música a máximo volumen. Sin embargo, esto no es bueno porque puede dañar tu capacidad auditiva de forma severa.
  • Estar siempre estresado. Debes controlar tu carácter para no vivir estresado. Para esto, puedes tomarte unos minutos diarios para desconectarte del mundo. De esa forma, no sufrirás de insomnio, alteraciones en tu apetito, evitarás gastritis y hasta úlceras.
  • Estar en soledad. Por mucho que nos guste tener momentos de soledad, es importante que te relaciones con más personas para que tu salud mental no se vea afectada. Somos seres sociales, no lo olvides.
  • Fumar. Pese a que sea algo obvio que el tabaco es dañino para tu salud, todavía hay muchas personas que están enguachadas a él. Así que si quieres eliminar un mal hábito de tu lista este es quizás uno de los más importantes.
  • Abusar del alcohol. Una copa de vino o una cerveza cada cierto tiempo no van a causar daños, pero, si abusamos de estas sustancias a diario nuestra salud se resentirá. Trata de bajar los niveles de consumo de las bebidas alcohólicas para que estas pasen a ser de consumo esporádico.
  • No cuidar de tu salud mental. La mente es más poderosa de lo que nos parece, por eso hay que cuidar de ella. Si precisas ayuda de un psicólogo para superar algún problema o bloqueo no lo dejes pasar ya que, a la larga los problemas mentales o emocionales afectarán también a tu salud física.

 

Como ves, son hábitos que es posible que tengas asociados a tu día a día y que puedes eliminar siendo consciente de que no son ideales para tu salud. Así que ya sabes, toma consciencia de todo lo que haces en un día y valora si realmente esas acciones son beneficiosas para ti o si, por el contrario, son perjudiciales y van calando en tu salud poco a poco. Pequeños gestos provocan grandes cambios, ¿te animas a ir haciendo esos pequeños cambios en tu vida?

Compartilo