Formación o experiencia ¿qué se valora más y en qué casos?

Formación o experiencia ¿qué se valora más y en qué casos?

Un buen CV responde a una estrategia. Captar la atención de las empresas puede parecer fácil, pero la práctica demuestra lo contrario. En este artículo descubrirás cómo se valoran la formación y la experiencia en un proceso de búsqueda de empleo.

¿Formación o experiencia? Esta pregunta asalta la mente de millones de jóvenes que buscan incorporarse al mercado laboral. Después de cursar estudios universitarios surge la duda sobre si seguir estudiando, quizás un máster o un postgrado, o lanzarse a buscar empleo.

En caso de optar por lo segundo o de decidir compaginar ambos, la elaboración del CV es una tarea ineludible. Este documento recoge la trayectoria educativa y laboral de los candidatos, y sirve como primer filtro en un proceso de selección.

Atendiendo a que los expertos recomiendan que el currículo tenga una extensión máxima de dos folios, conviene ser muy selectivo con la información. Y llegados a este punto ¿qué interesa más: destacar la trayectoria académica o la experiencia laboral?

Lo cierto es que no hay una respuesta correcta y que lo ideal será poner el foco en aquello que más nos convenga:

  • Si tienes una formación muy completa y solvente, pero careces de experiencia profesional, lo lógico es dedicar espacio a detallar los conocimientos adquiridos, los idiomas que manejas, etc.
  • Por el contrario, deberás destacar la trayectoria profesional si no cuentas con una batería de titulaciones académicas en tu haber, pero sí has trabajado o realizado prácticas laborales.

En cuanto a la opinión de las empresas, la mayoría demanda experiencia previa a sus empleados, de lo que se desprende que otorgan importancia a la vida laboral de los candidatos. Al mismo tiempo, exigen titulaciones mínimas que confirmen que los conocimientos de las nuevas incorporaciones estén en concordancia con las tareas relacionadas con el puesto ofertado.

Compartilo